Last Frame in the Buffer
VR Interactivo, Steam videogame.
2021

“El horror circula aquí en ambas direcciones: lo que provoca horror es no sólo el descubrimiento de que aquello que tomamos por un ser humano vivo es una muñeca mecánica (la Olympia de Hofmann), sino también, o más incluso, el descubrimiento traumático de que aquello que tomamos por una entidad muerta (una casa, la pared de una cueva...) está viva en realidad: de repente empieza a gotear, a temblar, a hablar, a moverse de forma intencionada (y maligna)... Así pues, tenemos, por un lado, la “máquina en el fantasma”(un barco que navega solo, sin tripulación; un animal o un ser humano que se revela como un complejo mecanismo de ruedas y engranajes) y, por el otro lado, el “fantasma en la máquina” (algún signo de un plus-de-jouir en la máquina que crea el efecto de que “¡Está viva!”). La conclusión debe ser que ambos excesos están subjetivizados: tanto la máquina “ciega” como la sustancia vital viscosa). En la ficción literaria encontramos a menudo personajes que parecen ser uno más dentro del espacio diegético, pero luego se revelan en realidad como “no personas”, como el horror subjetivizado de un puro impulso disfrazado de individuo normal y corriente. Muchos comentadores han señalado después Kierkegaard que el don Giovanni de Mozart “no es un personaje” en realidad, que no es más que un puro impulso mecánico - orientado a la conquista- carente de toda” Profundidad”: el horror último de esta persona reside en el hecho de que, propiamente hablando, no es una persona.”

Slavoj Žižek (2006) Lacrimae Rerum